¿Y estás escribiendo?

7 jul

La pregunta la hacen aquellos que han leído algo previo de mi autoría o que esperan un nuevo libro.  Quizás también sea una manera de motivarme a seguir escribiendo. Me alegra mucho cuando veo que algunos de los escritores nacionales que conozco presenta un libro, hace su ceremonia donde llegan familiares, amigos y otros soñadores del patio, lo lleva a los lugares usuales para su venta, lo lleva en la cajuela del auto, escribe sobre el mismo en redes sociales…Y también están los más sofisticados que logran que una buena editorial les publique y, con suerte, les mercadee el libro. Como ya he recorrido el primer camino, no una, sino un par de veces, el libro sin editorial comercial, el libro que la autora mueve ella misma, sinceramente me da una soberana pereza publicar otro libro a cuenta propia. Porque ya conozco toda la energía que hay que tirar a este planeta Panamá para realizarlo. Y no digo que no se haga. Claro que es necesario hacerlo. Pero confieso que en estos momentos no quiero. He decidido  publicar algunos cuentos como eBooks y ponerlos a la venta en mi propio sitio web y en Amazon. A ver cómo me va. Les daré detalles de la aventura por si mi experiencia les sirve de algo. Y sí, siempre estoy escribiendo. Siempre. Algunas cosas se escriben en el subconsciente,libros-digitales

se cuecen y cuando están listas se escriben. Otras, ya están escritas hace rato esperando pasar al papel o porque no…al mundo digital.

¿En realidad el arte nos hace mejores?

1 jun Scherezade de Magritte

Nadie duda que las artes en general han representado para la humanidad una vía de expresión emocional, un avistamiento de hechos futuros (el poeta/oráculo, el escritor futurista), la búsqueda de una belleza ideal, una exploración de las técnicas existentes y el hallazgo de una nueva técnica, una manera de hallar sentido a una vida conflictiva o sociedad sin sentido, una manera de sentir que sí existimos, una manera de rebelarse antes las normas de la sociedad de la época o de interpretar los gustos de esa sociedad…los caminos del arte son muchos y muchos llegan a ellos por diversas razones. Incluso se han desarrollado disciplinas de salud basadas en las artes para ayudar en la rehabilitación y desarrollo de habilidades en personas que tienen problemas de salud física o mental, padecen alguna condición crónica o han sido diagnosticadas con una discapacidad. Me refiero a la musicoterapia, terapia del arte, terapia de danza movimiento, dramaterapia y terapia a través de la escritura. Sin embargo, el arte no inmuniza a nadie de sufrir una enfermedad mental, ni pasar las crisis o dificultades de la vida que todos los seres humanos pasan. A eso debemos sumar el enorme y frágil ego del artista, que busca proteger a toda costa y que muchas veces le ciega, incapaz de entender que el mundo no gira en torno al artista y su arte, que el mundo es una perfecta imperfección donde cada quien lleva su vida y sus cargas de la mejor manera que puede y no empieza ni termina con el libro que publicaste, la pintura que terminaste o la canción que compusiste. Agradezcamos a aquellos que se salen de su rutina para visitar nuestras muestras de talento, performances, instalaciones, recitales, etc. Agradezcamos que nos dejen palabras de aliento en un muro digital o que nos paren en la calle para decirnos que algo que escribimos o tocamos les llegó al corazón. Pero no creamos, ni por un segundo, que eso nos hace superiores en alguna forma porque  cada quien en su hacer hace su arte, el arte de hallar sentido y amor a la cotidianidad, el arte de superar nuestras fragilidades y fallas humanas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.827 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: