Mi vida en papeles

26 feb

Recientemente me puse a escribir un cuento para la Revista Eñe inspirada en el tema que ellos me sugirieron: los libros, el amor por los libros, bibliotecas.  Me salió una historia de amor. Aunque  muchos de mis cuentos anteriores tenían un sabor agridulce, unas ironías, espinas o finales tristes que sorprendían a aquellos que me veían como una dulce maestra de música, de un tiempo para acá confieso que todo aquello se ha ido por el desagüe. Creo que la culpa es de las noticias. O los escándalos mediáticos sobre políticos. O artículos en línea que explican porqué es atractivo para ciertas jóvenes unirse a ISIS. O tweets de personas que dicen que los panameños somos unos negros africanos ignorantes, uno verdaderos monos que los franceses dejaron varados en estas tierras. Qué se yo. Si ya la vida está tan hardcore, tan imposible, para qué aportar más oscuridad, más sinsabores, más hiel, más dolor, más decepción, más odio. Escribiré cuentos donde siempre habrá un personaje negro que es humano. No un estereotipo al que el escritor o su alter ego, su protagonista, se refiere únicamente por su color de piel. Escribiré cuentos sobre princesitas negras porque no existen. Me parece interesante que ciertamente en un país como este, donde hay escritores afrodescendientes, algunos de estos escogen no describir físicamente a sus personajes, como si viviesen en una burbuja incolora. Yo no puedo escribir ni quiero escribir como algo que no soy. Yo no se si lo que escribo quede en la literatura universal, lo que sea que se considere universal. Yo solo sé que si encuentran mis escritos sabrán cómo era la persona que los escribió, el mundo en que vivió, las personas que vio, y en ese mundo había mucho, mucho color. Y a pesar de todos los sinsabores, también amor.

Pardon my fro

Pardon my fro

¿Cómo despedirse de un año tan espléndido? Adiós 2014…

14 dic

Espléndido, pero no porque todo lo que me sucedió fue maravilloso, sino porque no dejaron de suceder cosas, gente que apareció y desapareció de mi vida como por arte de magia, espléndido porque he vuelto a compenetrarme con mi violín de forma más saludable, porque la gente que me pareció mala y traicionera me enseñaron una gran lección, porque la amistad verdadera es algo tan raro y precioso que las pocas que se tienen hay que quererlas mucho. Gracias por una hija que ya va iniciar la primaria y dice con orgullo que su mami toca violín, por un compañero como Jhoram que  me da el espacio necesario para crear y por el apoyo de familiares, amigos y personas que hay que llamarles ángeles porque aparecen en el momento indicado.

Un año donde fui invitada como poeta al Festival Ars Amandi, visité Nicaragua por invitación de Centroamérica Cuenta, visité Medellín como premio del concurso de Microrrelatos del Metro de Panamá, un año donde he tocado ante públicos tan diferentes como una audiencia sofisticada y conocedora de un género en particular hasta con Djs en un club. Un año donde he conocido escritores de gran trayectoria, músicos exquisitos, peformers y creadores de todo tipo. Un año donde en Panamá se celebró un Festival Eñe y un Festival de Música Antigua, algo impensable unos años atrás.  La creatividad es maravillosa, intercambiar ideas con otros creadores siempre me entusiasma y me enriquece y también, como todo ying tiene su yang, se que como artistas nuestros enormes egos son muchas veces trampas que impiden que veamos el solo justo arriba de nosotros o aceptemos el brillo de otros.violindorado2014

Un año de encuentros y desencuentros. Gente conocida que me resultaron grandes desconocidos con sus acciones. Gente desconocida que caminó la milla extra por mi. Desapasionarse de las situaciones y personas y contemplarlas sin pretender cambiarles me ha ayudado a entenderlas mejor. Es algo que yo no entendía de ciertas filosofías orientales y que una psicóloga me dijo alguna vez “lo mejor es no esperar nada de la gente”. Es cierto. Y no desde una perspectiva negativa. Si no deseas que las personas sean de cierta manera entonces podrás verlas como son y aceptarlas así, aunque cueste.

Que en un mundo convulsionado por guerras y situaciones dolorosas  en todas las sociedades humanas que no hay teoría que explique, me disculpan pero para mi sólo son teorías y las de la conspiración son las que menos me atraen,  que una pueda vivir día a día como artista me parece un milagro. A ver hasta cuando dura y mientras se agradece.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.665 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: