SER UN BUEN COMPETIDOR

Aunque a veces pienso que debí dedicarme a hacer una sola cosa bien en esta vida en vez de probar en aguas diversas, también razono que esto me ha permitido aprender algunas buenas lecciones. He sido  violinista, escritora, maestra, terapeuta, y en momentos donde tenía que facturar algo para sobrevivir, inclusive traductora español-inglés, inglés-español. Una de las lecciones que he podido extraer de todo esto es que tarde o temprano una tiene que competir. Para algunos la competencia es mala porque sienten que injustamente se les compara con otros. Pero la competencia, vista de una manera positiva, le obliga a una a dar lo mejor de una misma y a fin de cuentas competimos con nuestro miedos, temores, con nuestra sombra. Podemos ser lo mejor de nosotros mismos o nuestra peor versión.

Cuando uno concursa para un premio literario significa que meses antes o quizás años antes estuvo trabajando en un conjunto de cuentos, en una novelita o una novelota o un poemario. Embriagados de nuestro propio gozo creador pensamos a menudo que estos textos son la “tapa del coco” y que no hay quién nos supere. Enviamos los textos, cruzamos los dedos, tocamos madera o cualquier otra superstición que practiquemos y esperamos el fallo. Sorpresa, no ganamos, en algunos casos ni mención, como dice otra escritora, no quedamos “ni detrás de la ambulancia”. ¿Pero eso qué significa? Descalificar al jurado o al ganador puede hacernos sentir momentáneamente bien pero no contesta la verdadera pregunta. ¿Mi obra sirve de algo? Entonces es que una realiza un análisis personal. Quizás la obra es valiosa pero simplemente al jurado no le convenció al compararla con las demás obras, le queda a una como autora buscar una editorial para publicarla o esperar a otro concurso. O puede ser que en efecto la obra tiene defectos, problemas de forma y fondo que más vale aceptar y corregir en vez de sentirse defraudado. He concursado en cualquier cantidad de concursos y muchas cosas que no ganaron nada, me sirvieron para desarrollar ideas, afinar la técnica, publicar en revistas o en línea. Pero sobretodo me ha hecho entender que hay mucha gente ahí fuera que escribe genial y da gusto leer a los ganadores. Aunque admito que hay obras ganadoras que no me gustan pero igual se respeta la decisión del jurado y a otra cosa mariposa.

En la música competir es parte de la vida de cualquier instrumentista que ha recibido formación académica. Hay que hacer audiciones para entrar a los programas de estudio, para entrar a la orquesta o inclusive para que le contraten el grupo donde una toca. Ser instrumentista es una buena manera de practicar estados de meditación en vivo y a todo color. Porque hay que entender que para poder tocar con ganas y gusto, con amor y transmitiendo emociones una sólo puede concentrarse en lo que toca, no puede estar pensando en que la va a ir mal, o que le cae mal sultanito, o que es un castigo. Porque si un músico cree que audicionar es un castigo no entiende la naturaleza de su profesión. Su profesión es brindarle una emoción a un público, es hacer disfrutar a otros, es brillar ahí en ese espacio que se llama escenario. Si temes brillar, entonces ¿para qué estás ahí? Como dice el gran músico de jazz Chico Hamilton:

Personally, I can´t see how anyone can produce any beautiful music out of being angry.

PERSONALMENTE NO VEO COMO ALGUIEN PUEDA PRODUCIR MÚSICA HERMOSA ESTANDO MOLESTO.

Y es tan cierto.

Incluso como traductora hay que competir con los precios que se ofrecen y cuando una traduce hay que tener la humildad de adaptar la traducción a las peticiones y necesidades del cliente.

En fin que competir es parte de la vida, queramos o no, y mejor enfrentarlo con la mejor cara y con la mejor disposición para poder dar lo mejor de nosotros mismos. Los dejo con un vídeo de Chico Hamilton que a mi me parece fenomenal.

Anuncios

Un comentario en “SER UN BUEN COMPETIDOR

  1. Excelente argumentación Melanie, sabias palabras y muy precisas… Siempre afirmo, que es necesario tener en la vida: plan A, B, C, etc… la multidisciplinariedad, en el mundo actual, en el que vivimos, es necesaria para la competencia… Saludos cordiales, te quiero un montón…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s