Penélope o el arte de la paciencia

antologiapenelope2017

Hace un año atrás, conocí a Tino Villanueva en Puerto Rico, durante el Congreso Internacional de la Lengua Española realizado en ese espacio-isla-país-no país caribeño que a la vez me recordaba a Panamá. Tino, quien escribe tanto en inglés como en español, era parte de una mesa sobre la multiculturalidad en la lengua española, en la cual yo también participaba. Aunque le digo Tino cariñosamente, pues en su trato es afable y sencillo, este poeta tejano ha sido profesor universitario en la Universidad de Boston (creo se había acogido al retiro cuando le conocí) y ha escrito seis libros de poesía. Aunque esta entrada de mi blog se refiere a una antología titulada Penélope compilada por la Dra. Consuelo Mesa Márquez, recordé que el libro de poesía que me obsequió Tino se titulaba Así habló Penélope y decidí citar un verso de alguno de sus poemas. Como no tengo mis libros organizados tuve que buscar en muchos anaqueles para descubrir que en el trópico, la vida atenta contra los objetos, en particular los libros. En uno diario azul sin usar, unas hormigas habían decidido hacer su nido.  Afortunadamente no fue en Penélope. Hongos, hormigas, termitas, polillas…el trópico deshace todo en cuestión de meses, silenciosamente la vida crece en libros, techos, pisos…Pero Penélope, Así habló Penélope está intacto. Aquí uno de los versos. El libro lo escribió Villanueva originalmente en inglés, la edición que me regaló es bilingüe inglés-español.

Y así espero caminando sobre la arena…y sigo

esperando los caprichos de los dioses,

a que la mar que se mece

me ofrezca un hombre que me ame

tanto como a él lo ame yo.

Del poema A veces, en calma.  Así habló Penélope, Tino Villanueva, 2da Edición, Colección Camino Real,  Instituto Franklin de Estudios Norteamericanos, 2014.

 

Y así esperando un par de años estuvimos varias, digo 75 escritoras centroamericanas, que se concretara una antología, una aventura iniciada por la Dra. Consuelo Mesa Márquez. Buscando en mis archivos, encuentro un correo del 2008 donde Consuelo me pide permiso para utilizar el cuento que envié, que ahora ni estoy segura cuál fue, en la antología. 2008. Estamos a 2017. Han pasado 9 años. Me imagino a Consuelo escribiendo cartas, visitando oficinas, tocando puertas…mexicana, docente de la Universidad Autónoma de Aguascalientes ha sido fiel al título de su antología. Cuando a mi se me olvidaba por ahí me llegaba un correo de Consuelo diciendo que no se rendía. Así que ahora finalmente, en FILGUA, la feria del libro de Guatemala de 2017, se presenta Penélope, setenta y cinco cuentistas centroamericanas por la editorial de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, UAA.

Como escritora hay que tener paciencia. Paciencia para que un texto madure, paciencia para que una también como mujer crezca, para que le duelan una o más cosas, para que alguien le publique el libro, para que le tomen en cuenta para una antología, para creer en una misma y adoptar textos ajenos hasta encontrarles casa, para crear un espacio cultural…La paciencia es una virtud que aprecio cada día más.

¡Oh, corazón maravillado  y exaltado cuando, ante él, se revela que esperar contra la esperanza ha dado sus frutos! (Tino Villanueva, Así habló Penélope, 2014)

 

A escribir…

Hace tiempo no escribo en el blog. Y me siento un poco culpable, aunque no es bueno hacer cosas por mitigar la culpa sino porque queremos hacerlo. Estuve muy ocupada con el recital Violin Dreams, que si me organizo bien, puede evolucionar en un interesante proyecto del cual les hablaré luego. Solo me queda decir que estoy satisfecha de los resultados del esfuerzo, aunque no perfecto todo, se nota cuando las piezas se trabajan y se tocan con ganas. En fin, hablemos de literatura. Luego de regresar de Puerto Rico en marzo, me dio por leer Margarita está linda la mar de Sergio Ramírez. El libro me lo dieron en Centroamerica Cuenta en 2014, se lo presté a mi mamá y hasta ahora en el 2016 lo reclamo. Me sorprendió el ritmo, el sentido del humor y el fácil manejo de cambios de temporalidad con tantos personajes involucrados. Aun no lo termino. En abril nos visitó el escritor salvadoreño Federico Hernández con quien estuvimos hablando un grupo de escritores panameños sobre la antología de minificción centroamericana a publicarse en julio en El Salvador, y luego en toda la región. En esta reunión, que por breve no dejó de ser amena, una escritora se me acercó y me dijo que cuándo escribía otra vez en el blog. Me sorprendió, porque en verdad pienso que pocas personas  lo leen. Pero su comentario me anima a seguir. Así que estoy leyendo la novela de Sergio Ramírez y  Puente Levadizo, una antología de cuentistas panameños y españoles. Fui ahora en mayo a la conferencia de Roncagliolo en la Academia Panameña de la Lengua Española. La foto que me tomaron salió en la Revista Ellas. Aparezco al lado del gran amigo Dennis Smith, quien siempre encuentra cómo hacerme reír. Ahora, meses después, CILE 2016 me parece un cuento que le pasó

ellasroncagliolo
Con el amigo Dennis Smith en la presentación de Roncagliolo en la Academia Panameña de la Lengua

a otra Melanie, una Melanie que fue a un almuerzo con los reyes de España y estuvo en el mismo elevador con Le Clézio, pues a esta Melanie no lo queda más que seguir leyendo y  escribiendo a sabiendas que ni la lectura ni la escritura tendrán las respuestas finales a este enigma que es la vida, pero que vale la pena leerse la vida de todas maneras…y vivirla también.